LOS CRÍMENES DE ZAOREJAS. LAS MADERADAS Y LOS GANCHEROS DEL TAJO

LOS CRÍMENES DE ZAOREJAS. LAS MADERADAS Y LOS GANCHEROS DEL TAJO

EL GUIÓN

Los crímenes de Zaorejas Entre 1898 y 1906 se produjeron en el término municipal de Zaorejas tres asesinatos. Los tres fueron llamativos, y originaron el temor, no sólo en ésta población, también en el entorno. 


Abrió la cuenta un Capataz de Cultivos, también Guarda de Monte, al que siguió el de su enemigo personal y político y, tras este, el de un pobre pastor. 

Todos tenían algo en común: los implicados estaban relacionados con las maderadas y los gancheros que, por aquellos tiempos, ocupaban, a lo largo de siete u ocho meses, las aguas del río Tajo, desde su cabecera, hasta Aranjuez. 

Nos lo cuenta Tomas Gismera Velasco, autor de referencia en la provincia de Guadalajara, y creador de la colección "Guadalajara, crónica parda".

El autor:


Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

CIFUENTES, EL CRIMEN DEL ERMITAÑO

CIFUENTES, EL CRIMEN DEL ERMITAÑO

Mucho se escribió en su tiempo en torno al famoso “crimen del ermitaño”, ocurrido en Cifuentes (Guadalajara), en el mes de febrero de 1905, cuando comenzaba a celebrarse el tercer centenario del Quijote, Madrid se preparaba para el gran homenaje a Echegaray y Azorín tomaba las maletas para viajar a la Mancha con el ánimo de repetir el viaje de don Quijote, trescientos años después, por aquellas llanuras. 


Y mucho se habló de él, de Bibiano Gil, el ermitaño, y de su muerte. Un suceso, por las circunstancias que lo rodearon y el misterio en torno a su protagonista principal, el ya citado Bibiano Gil, que traspasó las fronteras de la provincial Guadalajara para llegar a Madrid y dar la vuelta por media España ocupando portadas en periódicos de amplia tirada, e información con ribetes de novela por entregas. 


Los ciegos cantaron coplas, y por las plazas de muchos pueblos se escucharon los romances de cordel que hablaron de la vida y milagros del ermitaño fallecido, así como de su cruel destino. 



Por algunos de los pueblos de la Alcarria todavía, en noches de luna y nieve, como la de la noche que se perdió su vida para siempre, pareciera escucharse en la voz aguardentosa de quienes recordaban la historia los retazos que se fueron uniendo a la leyenda, a veces considerada milagrosa, que acompañó durante muchos años su recuerdo. 



132 Páginas. con ilustraciones.


El autor:


Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

MARANCHÓN, EL CRIMEN DE LOS MULETEROS

MARANCHÓN: EL CRIMEN DE LOS MULETEROSOS

El 31 de mayo de 1893, en el "Muladar de Camacho", en la carretera de Caranbanchel a Getafe, apareció un cadáver.



Era el de un joven muletero de Maranchón. Hacía dos días que había contraído matrimonio. Fue el primero.





Después, la desgracia se cebaría en la familia, hasta terminar en el conocido caso del "Crimen de los Muleteros".





Nos lo cuenta Tomás Gismera Velasco, cronista e historiador de la comarca. Periodista vocacional y autor de la colección "Guadalajara, crónica parda".




El autor:


Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

MAZARETE, EL ERROR JUDICIAL

MAZARETE, EL ERROR JUDICIAL


 El guión:

El día 24 de noviembre de 1902 fue descubierto en la carretera de Sigüenza a Molina, en la provincia de Guadalajara, el cadáver de un hombre que representaba unos 30 años, y que tenía una herida de arma de fuego en el pecho. Había sido visto en numerosos sitios la tarde anterior, la última vez que se le vio con vida, en la posada de Mazarete (Guadalajara).

No tardaron en descubrirse quienes eran sus presuntos asesinos, a juicio del juzgado y Guardia civil de Molina de Aragón: dos hombres, padre e hijo, titulares de la posada en la que el difunto pasó parte de su última noche.



La defensa de los procesados  nada pudo hacer contra toda organizada trama que, presuntamente organizada por uno de los miembros de la Guardia civil, que alteró pruebas y buscó y aportó falsos testimonios.

De nada sirvieron testigos ni informes médicos. Ambos procesados fueron condenados a muerte y aguardaron en la cárcel de Guadalajara a que llegase el momento de que los llevasen al corredor de la muerte, al cumplimiento de sentencia.




Alguen, un hombre de prestigio, Tomás Maestre, demostró que la condena obedecía a un error, que aquellos dos hombres nada habían tenido que ver con la muerte del Aceitero.

Pero la justicia los tenía sentenciados, a pesar de que la provincia de Guadalajara, y España entera, se movilizó  ante uno de los  más graves errores judiciales de la España de comienzos del siglo XX.



El autor:


Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

HIENDELAENCINA Y SUS MINAS DE PLATA. CRÓNICAS PARA UNA HISTORIA


HIENDELAENCINA Y SUS MINAS DE PLATA. CRÓNICAS PARA UNA HISTORIA


HIENDELAENCINA (Guadalajara), es uno de esos pueblos cuya historia está todavía por descubrirse. Un pueblo que, de la nada, saltó a las primeras páginas de la prensa mundial al descubrirse, en 1844, las minas de plata, quizá, más importantes de Europa. 




Aquello fue un antes y un después en la vida sencilla de un pueblo perdido en la Serranía de Atienza. De aldea, a punto estuvo de convertirse en ciudad. Las páginas siguientes son una especie de “Memoria” de Hiendelaencina; en ningún caso una historia de la población, puesto que carecemos de los datos suficientes para llevarla a cabo con el rigor necesario. 


Son unas líneas que conforman páginas de historia que a través de crónicas y memorias escritas nos acercan a lo que fue, y pudo o quiso ser, Hiendelaencina.



 Es la 2ª edición de aquel “Crónicas para una historia”, en el que, actualizado y revisado, se incorporan los nombres de las gentes de Hiendelaencina que hicieron posible su prosperidad; el descubrimiento de sus minas de plata, a través de las leyendas y articulistas que dieron a conocer lo que allí sucedía; la visión que quedó de una población minera del siglo XIX. 





(Ilustraciones en blanco y negro. 324 páginas. Tamaño: 15,24 x 22,86)



 El autor:


Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.






JADRAQUE, CRÓNICAS DE UN SIGLO

JADRAQUE, CRÓNICAS DE UN SIGLO


Fue, y sigue siendo Jadraque, uno de los pueblos más significativos de la provincia de Guadalajara, en parte debido a su impresionante castillo, titulado del Cid, levantado sobre lo que ha sido definido como “el cerro más perfecto del mundo”, entre otros por don José Ortega y Gasset, quien en Jadraque, junto a su padre, don José Ortega y Munilla, pasó parte de su infancia en la década de 1880.

La historia de Jadraque ha sido ampliamente tratada en sus aspectos generales por numerosos autores, que han dado a la imprenta títulos como “El Libro de Jadraque”; la “Historia de Jadraque y su Tierra”, “El castillo de Jadraque”, etc.

En ellos se ha tratado la historia desde los orígenes de la población hasta el presente, pasando por alto las noticias que hacen referencia a la población en general, a la gente cercana,  en los tiempos cercanos, que es de la que se ocupan estas “Crónicas de un siglo”, que en realidad es algo más de un siglo, casi dos, puesto que nuestras historias comienzan en 1807, con el informe jadraqueño del botánico Esteban Boutelou, y concluyen con la muerte del poeta José Antonio Ochaíta, el poeta que más relumbre dejó en la provincia de Guadalajara a lo largo del siglo XX.

Tres son los volúmenes que se  dedican a reseñar las crónicas de este tiempo, puesto que la base de estos libros son las crónicas escritas en prensa, revistas y publicaciones, en torno a Jadraque. Crónicas que nos dan cuenta de cómo ha ido transcurriendo la  vida de la población; la de sus habitantes; los sucesos grandes y pequeños; sus festejos; los de sus vecinos…

Cerca de mil páginas las que nos retratan el cambio que ha ido experimentando la población desde que el referido Boutelou nos pintase las tierras de Jadraque como uno de los pueblos más míseros que ha conocido, hasta la actualidad, en que se ha convertido en uno de los más representativos de la provincia de Guadalajara.

Trata el primer volumen los años que median entre 1807 y 1898. Los años de la Guerra de la Independencia; de las Guerras Carlistas; de la llegada del tren y todo lo que aquello supuso para la población, con la presencia en su estación de príncipes y reyes; y lo que aquello supuso para los cambios futuros: desde ser una de las primeras poblaciones en contar con iluminación eléctrica, hasta convertirse, tras pasar por una de las mayores calamidades posibles, la epidemia de cólera de 1885 que prácticamente diezmó la población, en un centro vacacional que reunió en sus calles a una parte importante de industriales madrileños. Un volumen por el que pasan nombres como el conde de Fabraquer, Bretón de los Herreros, Mariano José de Larra, Ortega Munilla, Micaela Silva... y tantos más.



Nos introduce el segundo volumen en la primera mitad del siglo XX, a través, principalmente, de las crónicas de quien fuese farmacéutico de la población don Jacinto Abós. Años que van desde 1899, cuando el pueblo de Jadraque adquiere el ruinoso castillo de los Mendoza, hasta que por Jadraque, de regreso a sus provincias, pasan los miembros de la Generalitat de Cataluña que meses antes habían proclamado la República Catalana, y fueron detenidos y llevados a Madrid, para ser después indultados. Comienzan en este volumen, las noticias de las gentes, y los apellidos, de las familias que han llegado hasta el día de hoy.



El tercer volumen, que comienza en 1939 y concluye en aquel nefasto mes de julio de 1973, con un epílogo que conduce al siglo XXI, nos habla de la recuperación de Jadraque tras los desastres de la guerra. De la reconstrucción de sus monumentos, de su castillo, de sus fiestas, de sus gentes, de sus personajes…




El conjunto de las tres obras es un compendio de la historia de Jadraque, por descubrirse, y necesaria, que pone al día la historia  de un pueblo por los que pasan sus  festejos, sus tradiciones, sus gentes; el ayer que ha conducido al hoy. Tres libros que se leen como si fuesen una novela de aventuras, puesto que la historia que se cuenta es toda una aventura. La del ser, y el haber sido de esta gran población.


 Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.

   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

LUISA DE MEDRANO. LA PRIMER CATEDRÁTICO



LUISA DE MEDRANO, es la primera mujer que da cátedra en una Universidad, la de Salamanca, y ocupa por ello un lugar en la historia.

Hace tiempo, en los comienzos del siglo XX, fue redescubierta para la historia de la docencia universitaria por la catedrática alemana Theresse Oettel, quien llevó a cabo un estudio que ha servido de base para las posteriores investigaciones en torno a uno de los personajes más desconocidos de la historia de Atienza.

El silencio de los siglos se rompió con ese estudio, a pesar de que, desde el siglo XVI el nombre de Luisa de Medrano, en ocasiones alterado con el de Lucía, venía siendo repetido en numerosos trabajos que hablaban de la Universidad salmantina, del reinado de Isabel la Católica, en el que las mujeres comenzaron a destacar. En el que comenzaron a caminar las “docta puellae”.




La historia de los Bravo de Laguna, de los Medrano, ha sido ampliamentedocumentada por Gismera Velasco, quien a través de numerosos artículos de prensa, charlas monográficas e inclusiones biográficas en numerosos libros dedicados al tema, han ido abriendo paso a otros investigadores para llegar a personajes de la familia como el capitán comunero Juan Bravo, o la no menosinteresante Catalina de Medrano, hermana de nuestra protagonista.

En Luisa da Medrano, la primer catedrático, el autor nos presenta al personaje en el antes y después de su ascenso a la gloria universitaria. En el entorno familiar, y en el real. En la corte de Isabel la Católica y en la de la reina Juana. A través del ayer, y del hoy; en el mundo efímero de la gloria, y en el silencio eterno de los siglos.




El índice documental de este, que denomina apunte biográfico, nos introduce en la vida de Luisa de Medrano, un personaje todavía por descubrir para la historia cultural de España:

-Luisa de Medrano, la primer catedrático
-Luisa de Medrano, la familia
-Luisa de Medrano, ¿En la corte de Isabel la Católica?
-Las mujeres ilustradas en el siglo XVI. Las Puellae Doctae
-Luisa de Medrano, en Salamanca y su Universidad
-Luisa de Medrano, en los libros
-Luisa de Medrano, ejemplo de mujer
-Luisa de Medrano, un epílogo que no lo podrá ser.




Sin duda, una aportación, de la LUISA DE MEDRANO, LA PRIMER CATEDRÁTICO, que pone a nuestra protagonista en el lugar que le corresponde, junto a la villa de Atienza, su patria natal.




Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.


   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.