LAS TROYANAS DE ATIENZA. CUANDO ATIENZA SE CONVIRTIÓ EN TROYA


LAS TROYANAS DE ATIENZA.
CUANDO ATIENZA SE CONVIRTIÓ EN TROYA
Así se rodó la película “Las Troyanas”, dirigida por  Michael Cacoyannis, e interpretada por Katharine Hepburn, Vanessa Redgrave, Irene Papas, Genivieve Bujold…
Una gran superproducción cinematográfica que llenó de estrellas la provincia de Guadalajara


   En los últimos días del verano, y los primeros meses del otoño de 1970 se rodó en Atienza la película “Las troyanas”, basada en la obra de Eurípides. Una coproducción internacional que lanzaría al estrellato el nombre de la población, y la provincia de Guadalajara.


   Los preparativos, así como el rodaje, alteraron la vida del pueblo desde mucho antes de comenzar la grabación efectiva. Al contrario de lo que hoy sucede, entonces tuvieron que llevarse a cabo toda una serie de trabajos de adaptación del terreno para lo que el director de la cinta y del guion, Michael Cacoyannis pretendía; del mismo modo que la productora de la película se vio en la necesidad de acometer diversas obras en los edificios y locales alquilados para almacén u oficinas.

   Por espacio de casi un año, entre los previos y el desmontaje final, se trabajó en los alrededores del castillo y en algunos edificios, a pesar de pasar desapercibido para la inmensa mayoría de los atencinos que no supieron en su  mayor parte lo que estaba sucediendo hasta que comenzó y concluyó el rodaje efectivo. Aquellas obras se achacaban a las reformas que en el pueblo se estaban llevando a cabo como consecuencia de haber sido declarada la villa años atrás “Monumento Nacional”. La película estuvo prohibida en España por la censura durante casi veinte años por lo que suponía de alegato contra la guerra o la injusticia.


  Los nombres de  Katharine Hepburn, Vanessa Redgrave; Geneviève Bujold, Irene Papas, Mikis Teodorakis, Brian Blessed y tantos más, han quedado para la historia del cine; y la de Atienza.

   A través de las páginas siguientes el autor cuenta lo que sucedió aquellos días; los entresijos de la película e incluso lo que, hasta ahora, no se había conocido. Los nombres de las personas de la villa que se prestaron a colaborar. Las mujeres “troyanas” atencinas que pasaron a la historia  cinematográfica; los hombres que se convirtieron en soldados aqueos… Y todo aquello que, hasta ahora, no se había conocido. Y que no dejará de sorprender, ante todo, la actuación municipal, que algo dejó suspendido en el aire…


Descubre todo lo que  querías saber, a través de las páginas de este libro que se convierten, por su  narración y estilo,  en guion de lo que bien podría ser la película de la película.

LAS TROYANAS DE ATIENZA

CUANDO ATIENZA SE CONVIRTIÓ EN TROYA
 

SUMARIO


El autor se explica  /  11

Atienza, historias de cine y televisión /  17

¡Van a rodar una película!  / 31

Las troyanas, en Madrid  /  55

Katharine Hepburn, una leona en otoño / 71

Atienza, gentes de cine  /  85

¡Silencio, se rueda!  /  103

La gestación de la película  /  123

El escenario del rodaje  /  137

Cincuenta años no son nada  /147
 




Lee aquí el comienzo:

   Por aquellos días, cuando los del cine comenzaron a llegar a Atienza para quedarse por unos meses, en los últimos de la primavera e inicios del verano de 1970, Atienza estaba inmersa en las labores agrícolas. Y es que Atienza era entonces un pueblo de agricultores. Había, claro está, una mínima parte de la población que se dedicaba a otros oficios, al funcionariado o al comercio principalmente, puesto que Atienza continuaba siendo lo que podríamos llamar “capital de la serranía”. A Atienza llegaban aún las novedades a través del comercio, y a su comercio llegaban los serranos a comprar o vender. Por aquellos días, a pesar de ello, la vida se centraba en los alrededores del pueblo, en las eras, donde comenzaba a acumularse el cereal.

   En la actualidad aquellas eras han desaparecido prácticamente del horizonte de la villa, devoradas por la modernidad; por las grandes naves en las que se almacena todo lo relativo a las labores agrícolas, desde el tractor con el que se trabaja la tierra, al grano que como fruto, la tierra ofrece. Entonces las eras, que daban acceso al pueblo, eran un hervidero de vida.


   Aquellas noches de verano de la década de 1970, y anteriores, noches en las que, a causa del rodaje de la película se alteró de alguna manera la vida de la población, no eran de mucho trasnocheo para los hombres y mujeres del campo. Había que madrugar al día siguiente, por lo que la gente se retiraba pronto a dormir.

   Tampoco había demasiados entretenimientos en los que gastar las horas, salvo el clásico “tomar el fresco”, antes y después de la cena a las puertas de la casa, cada cual en su barrio, mientras los hombres reparaban los utillajes de los animales para el día siguiente, o repasaban la maquinaria, si maquinaria se puede llamar a la hoz o la guadaña, que emplearían al otro día en las labores del campo.

   Los oficinistas o los comerciantes, pasaban la noche tertuliando en el Casino. Al que no todo el pueblo podía acceder, puesto que para traspasar las puertas de su elitista salón se tenía que pagar una cuota, y ser socio. Haciéndolo, se podía incluso ver la televisión los sábados y domingos por la tarde. Por la noche la televisión cerraba su emisión a eso de las once o las doce con la despedida y cierre, quedándose el aparato en suspenso con la “carta de ajuste”, hasta la mañana siguiente.



 
   El Alcalde de la villa, don Julián Ortega Asenjo, solía ser, sino el último, al menos de los últimos en abandonar el Casino. A don Julián le gustaba pasar la noche entre cerveza y cerveza. No era hombre de muchas palabras. A pesar de que tenía un aire de marqués sin marquesado al que le parece agradar el parloteo.



EL LIBRO:

  • Tapa blanda: 186 páginas
  • Editor: Independently published
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1076415148
  • ISBN-13: 978-1076415141



El Autor:



   Su autor, Tomás Gismera, y su obra, han sido reconocidos en numerosas ocasiones, destacando premios recibidos como el "Alvaro de Luna", de historia, de la provincia de Cuenca, ( en dos ocasiones); "Eugenio Hermoso" (de Badajoz); "Serrano del Año" de la Asociación Serranía de Guadalajara", "Popular en Historia", del Semanario Nueva Alcarria; "Melero Alcarreño", de la desaparecida Casa de Guadalajara en Madrid; Alonso Quijano de Castilla la Mancha; Turismo Medioambiental del Moncayo, de Zaragoza; Paradores Nacionales; Radio Nacional de España;  Primer Encuentro Nacional de Novela Histórica; Recreación Literaria de Córdoba; Hispania de novela hisórica; Federación Madrileña de Casas Regionales; etc.

   En la actualidad es colaborador ocasional de varios medios de prensa, radio y televisión de Castilla-La Mancha y Castilla-León;  siendo habitual su firma, semanal, en el bisemanario de Guadalajara "Nueva Alcarria", edición papel, en donde lleva a cabo la sección "Guadalajara en la memoria"; así como en el digital "Henares al Día"; donde tiene a su cargo la sección "Gentes de Guadalajara"; habiendo sido colaborador de otros medios como "Cultura en Guada"; "Arriaca", Cuadernos de etnología de Guadalara, de donde ha sido vocal del Consejo de Redacción; etc. Siendo fundador, coordinador y director de la revista digital Atienza de los Juglares, de perioricidad mensual, fundada en 2009, y reconocida como una de las mejores, en este contexto, editadas en la provincia de Guadalajara, de repercusión nacional y carácter altruista.

ALBENDIEGO. Donde la piedra se hace arte

ALBENDIEGO. DONDE LA PIEDRA SE HACE ARTE



Albendiego (Guadalajara) es nombre que suena a historia lejana, tanto que nos invita a descubrir su pasado; o al menos dedicar unas páginas a una población que fue importante, en habitantes y arte, a lo largo de la historia, y que el avance de los siglos ha condenado al  silencio y la despoblación.



   Suena el nombre mucho antes de la reconquista cristina de esta parte de la tierra de Atienza. Nombre que se irá repitiendo a través de los siglos, desde que por vez primera, o segunda o tercera, que nunca la historia, o los historiadores, se pondrán de acuerdo, en los años finales del siglo XI o en los comienzos del XII.






   De lo que no podemos dudar es de que en los diccionarios y enciclopedias, nacidas en los últimos años del siglo XVIII y que alcanzan la gloria en el siguiente, a Albendiego, el hoy pequeño y  apartado municipio de la Serranía de Atienza, o de Guadalajara, ocupa su lugar. Un lugar en el que, antes de entrar en los diccionarios, tuvieron asiento los caballeros templarios, o los hospitalarios de San Juan de Jerusalén. En donde se labró la piedra y dejó para la posteridad uno de los más hermosos conjuntos románicos de la provincia de Guadalajara y, por qué no, de Castilla también.





SUMARIO

MEMORIA DE ALBENDIEGO  /  9

LA GEOGRAFÍA  /  19

LA HISTORIA REMOTA  /  29

ALBENDIEGO EN LA EDAD MEDIA  /  37

DE LA EDAD MODERNA AL SIGLO XIX  /  55

EL PATRIMONIO RELIGIOSO  /  63

ALBENDIEGO SIGLO XIX  /  77

ALBENDIEGO, EL URBANISMO Y EL CONCEJO  /  83

NOMBRES PARA LA CRÓNICA DE ALBENDIEGO  /  99

LA ROMERÍA AL ALTO REY  /  103

LOS APÉNDICES  /  119




EL  LIBRO:

  • Tapa blanda: 164 páginas
  • Editor: Independently published
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1071396552
  • ISBN-13: 978-1071396551